Skip to main content
  • El martes, 22 de junio, el trílogo de la Unión Europea (Comisión, Consejo y Parlamento) se reunirá para llegar a un acuerdo definitivo sobre el texto para la revisión de la Directiva del Seguro de Automóviles. 
    • Una de las propuestas es la creación, por parte de la Autoridad Competente en Seguros de cada Estado miembro, de un comparador de seguros de automóviles.
      • ADECOSE y BIPAR consideran que este tipo de herramienta de comparación podría desencadenar problemas de competencia y sentar unas normas del juego desiguales en el sector de la distribución.
      • ADECOSE continúa con su intensa actividad en cuanto a lo que la regulación europea se refiere. El tema a tratar ahora mismo es la Directiva del Seguro de Automóviles, que después de haber pasado por los tres colegisladores europeos – Comisión Europea, Consejo de la UE y Parlamento Europeo- se prevé cerrar la próxima semana un texto definitivo acordado por los tres órganos legislativos.

        Antes de que se dé por bueno el articulado final, ADECOSE, en colaboración con BIPAR, está trabajando en frenar una de las proposiciones que se acordaron en el Parlamento Europeo y que están encima de la mesa, en el marco de negociaciones del Trílogo. En concreto, la enmienda 42 establece que: “Los Estados miembros garantizarán que los consumidores tengan acceso gratuito a al menos una herramienta de comparación independiente que les permita comparar y evaluar precios y tarifas generales entre proveedores del seguro obligatorio, basándose en la información facilitada por los consumidores”.

        Desde ADECOSE y BIPAR (Federación Europea de Intermediarios de Seguros) se entiende que las Instituciones Europeas quieran proteger a los consumidores; sin embargo, esta medida podría tener el efecto contrario. Se ha de tener en cuenta que herramientas de comparación ponen demasiado énfasis en los precios y no brindan información completa de la cobertura (términos de la póliza, exclusiones, nivel de servicios, etc.) proporcionada por cada producto de seguro. Por otra parte, los comparadores no siempre son precisos y están actualizados, ya que en algunos casos no proporcionan información en relación con los descuentos discrecionales que se implementan manualmente o en el sitio web de un distribuidor. En consecuencia, los consumidores se distraerían con una comparación de precios limitada y se les impediría tomar una decisión informada.

        Es importante destacar que los precios en el sector del automóvil cambian prácticamente a diario, dentro de un mercado extremadamente competitivo. Por ello, pretender mantener un comparador en condiciones es muy complejo, pues puede inducir a error al consumidor y no garantiza tener en todo momento los mejores seguros que el mercado puede ofrecer, con el riesgo real y reputacional para la administración que ello conllevaría.

        Asimismo, ambas asociaciones concuerdan que, de salir adelante este comparador, se producirían desigualdades en el sector de la distribución que podrían llevar aparejados mayores problemas de competencia.

        Por ello, ADECOSE ha solicitado formalmente a la Autoridad Española (Consejo Europeo) su oposición ante esta nueva herramienta con los argumentos anteriormente expuestos y con el fin de que apoyen dicho criterio durante las negociaciones a tres bandas de la Directiva.

        Desde ambas organizaciones, se confía que, con el trabajo que también realizan las demás asociaciones europeas que colaboran con BIPAR, se consiga llamar la atención de los Estados miembros y hacer fuerza en este asunto.