• ADECOSE ha celebrado una sesión de la Mesa Redonda: “El Seguro frente el Covid-19”.
  • La sesión de webinar ha contado con Ignacio Eyriès, director general de Caser; Juan José Montes, director general de Cigna España; José Boada, presidente de Pelayo; y Rafael Urrutia, director general de

 

ADECOSE ha celebrado una Mesa Redonda para estudiar la respuesta del sector asegurador frente al Covid-19 con los responsables de cuatro compañías aseguradoras. El encuentro ha sido moderado por Martín Navaz, presidente de ADECOSE, y ha contado con la participación de Ignacio Eyriès, director general de Caser; Juan José Montes, director general de Cigna España; José Boada, presidente de Pelayo; y Rafael Urrutia, director general de Surne.

Los líderes de las cuatro compañías aseguradoras han situado el impacto económico como principal consecuencia de la pandemia por el Covid-19. Aunque, apuntan, todavía es pronto para pronosticar un escenario exacto, auguran una situación similar a la última crisis financiera, que será más aguda en los próximos años, cuando finalicen las ayudas estatales y se reduzca la actividad comercial.

Los ponentes han coincidido en que, en esta situación de crisis económica, el sector asegurador ha vuelto a demostrar su resistencia y estabilidad. Como han explicado,  los contextos de crisis provocan un aumento de la percepción de riesgo y, por tanto, de la necesidad de seguros, consiguiendo que se mantengan las carteras. En este sentido, han apuntado que lo más importante en este momento no es la captación del nuevo cliente, sino centrar los esfuerzos en fidelizar y mantener las carteras.

Nuevas oportunidades para el sector asegurador

También han identificado oportunidades para el sector relacionadas con la digitalización y transformación tecnológica, que servirá para implantar modelos híbridos del teletrabajo, así como para ofrecer nuevos productos personalizados a los clientes y nuevas herramientas de comunicación con los mediadores. Aunque, afirman, no perciben una relación telemática permanente o a largo plazo ni dentro de las organizaciones ni en la relación con los corredores.

En este sentido, el reto principal de este proceso de digitalización será la labor comercial, para lo que las redes comerciales de las organizaciones deberán ser omnicanales para seguir ofreciendo asesoramiento personal y seguridad en las coberturas de forma virtual.

Por otra parte, algunos ramos también saldrán reforzados, como el es el caso del de Vida Riesgo, Salud, Responsabilidad Civil, Ciberriesgos, Pérdida de beneficios o Multirriesgos. Esta situación ha puesto en valor al seguro de salud, al haberse desbordado la sanidad pública durante estos meses. En este contexto, plantean la necesidad de establecer una competitividad en primas y de adecuar correctamente los precios de las primas de salud para garantizar una sanidad privada de calidad.

Colaboración público-privada en futuras pandemias

En cuanto la actuación del seguro frente a futuras pandemias, los responsables de las compañías aseguradoras contemplan este escenario mediante una colaboración público-privada a través del Consorcio de Compensación de Seguros. Consideran que esta colaboración sería el instrumento mas idóneo para dar cobertura, algo que ven inviable desde el sector privado.

Fusiones bancarias

Por último, Martín Navaz ha planteado un debate que ha generado distintas opiniones sobre el impacto en el sector asegurador de las integraciones bancarias. De esta forma, mientras Ignacio Eyriès (Caser) sostiene que las integraciones tendrán como consecuencia un necesario replanteamiento del modelo de distribución de seguros de las entidades financieras; José Boada (Pelayo) sí percibe a la banca “como un fuerte competidor, con una potencia comercial impresionante y con una vinculación cada vez mayor, a través de herramientas que nosotros no tenemos y con la que no podemos competir en igualdad de condiciones”.

Por su parte, Juan José Montes (Cigna España) también muestra su preocupación por el “gran poder y capacidad de llegada y distribución de la banca”, aunque asegura que el impacto en el sector corporativo puede ser menor porque requiere mayor especialización. Rafael Urrutia (Surne) afirma que “tenemos que convivir con esta competencia, aunque en nuestro caso nos vemos menos afectados por esta situación y esperemos que siga siendo así”.

El presidente de ADECOSE ha cerrado el webinar con una conclusión sobre el fuerte componente comercial de la banca, situando como nuevo reto del sector “la formación de nuestros equipos para que los clientes se queden convencidos de que el profesional de seguros es el que ofrece el mejor asesoramiento, por no citar el momento del siniestro tan importante a la hora de demostrarles a nuestros clientes nuestro valor”. Para ello, concluye, el sector asegurador debe actuar de forma conjunta.